+55 4000 0980 informes@jdr.mx Empieza a planear
Jardines del Recuerdo

Conoce a San Roque, el santo protector contra las epidemias

San Roque, el santo protector de las pandemias

El nombre Roque significa "fuerte como roca" y su vida es ejemplo de fortaleza ante la adversidad. Esta es le historia del santo protector de las pandemias.

El nombre Roque significa «fuerte como roca» y su vida es ejemplo de fortaleza ante la adversidad. Esta es la historia del santo protector de las epidemias.

¿Cuántos imaginamos que la pandemia iba a llegar hasta estas fechas? Muchos asegurábamos que llevaría tan solo unas semanas controlar al virus. Sin embargo, han pasado los meses y seguimos en casa, alejados de nuestros amigos y familiares. A pesar de que a un ser humano le toma en promedio 66 días acostumbrarse a una nueva situación, somos seres sociales y necesitamos convivir con las personas que nos hacen sentir bien.

La pandemia causada por el Covid-19, sin duda, es un hecho histórico, mas no es la única epidemia que ha azotado a la población mundial. Recordemos la epidemia de la peste negra, la cual es considerada como la pandemia más devastadora de la humanidad.

Se cree que la peste negra acabó con la vida de entre 50 y 200 millones de personas. Al igual que el Covid-19, también se originó en el continente asiático y se expandió rápidamente hacia Europa. Durante esta pandemia tuvo un papel importante San Roque y desde que fue canonizado se le conoce como el protector contra epidemias. Aquí te contamos por qué y cómo encomendarte a él en estos tiempos de coronavirus.

San Roque es un santo poco conocido, pero los feligreses aseguran que es muy milagroso. Nació en Montpellier, Francia, en donde adquirió sus conocimientos médicos. Al quedar huérfano, San Roque emprendió su peregrinación a Roma. Durante su trayecto detuvo su camino en varias ciudades para atender a víctimas de la peste.

También se dice que de regreso a su ciudad natal, curó a un cardenal afectado por la peste en Caesena. En agradecimiento por su ayuda, este lo presentó ante el papa. Además de dedicarse a curar a los enfermos, San Roque también iba predicando el evangelio.

Antes de llegar a Montpellier, su lugar de origen, contrajo la enfermedad que estaba afectando al mundo en esos tiempos. Aunque no quiso atenderse en ningún hospital para no quitarle el lugar a alguien más. Esto, a pesar de que su cuerpo se llenó de bubones y manchas negras, características de la peste. Por el contrario, decidió refugiarse a la afueras de la ciudad.

En este lugar, Roque no tenía comida solo agua que conseguía de un aljibe. La historia cuenta, que un día apreció un perro con un pedazo de pan y se lo dio para que comiera algo. El perro comenzó a ir todos los días a llevarle pan, hasta que el dueño del animal se dio cuenta de lo que sucedía y encontró a Roque enfermo en medio del bosque. Este hombre se apiadó de él y lo llevó a su casa para cuidarlo.

Después de algunos días, Roque se curó y volvió a la ciudad, en donde se dedicó a sanar a muchas personas contagiadas de la peste negra. Durante esta temporada, también se curó a muchos animales enfermos. Por esta razón, también se le conoce como el protector de los perros.  A pesar de su gran labor, Roque fue acusado de ser un espía y llevado a la cárcel en donde permaneció cinco años antes de fallecer.

De esta manera, San Roque de Montpellier se convirtió en el protector contra las epidemias. Fue canonizado en el siglo XVI y desde entonces los feligreses se encomiendan a él en tiempos de enfermedad, pandemias o epidemias. La iglesia católica acostumbra conmemorarlo cada 16 de agosto.

La devoción a este santo comenzó en su natal Francia, luego se extendió a Venecia, Alemania, Países Bajos y así hasta llegar a México; en donde capillas, templos, plazas públicas, hospitales, hoteles e instituciones de asistencia social llevan su nombre.

UNA ORACIÓN PARA SAN ROQUE

Aquí te dejamos una oración para pedirle su ayuda durante la pandemia que estamos viviendo.

Bienaventurado San Roque,
a ti, cuyas entrañas de misericordia
te llevaron al encuentro con
los enfermos de peste para cuidar
de ellos, te rogamos que intercedas
por todos aquellos que hoy sufren
la enfermedad de esta pandemia.

Te pedimos que les muestres el camino de la
confianza y el abandono en las manos
amorosas de Jesús y que les cuides
con solicitud fraterna, haciéndoles
sentir tu presencia intercesora.

Amén.

Imagen: Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=608936