+55 4000 0980 informes@jdr.mx Empieza a planear
Jardines del Recuerdo

¿Cómo hablar con tus padres acerca de su propia muerte?

¿Cómo hablar con tus padres acerca de su propia muerte?

Si de algo tenemos certeza es de que todos algún día moriremos. Eso incluye a nuestros padres. ¿Cómo prepararte para su partida? Y más que eso: ¿cómo hablar de su muerte con ellos?

Si de algo tenemos certeza es de que todos algún día moriremos. Eso incluye a nuestros padres. ¿Cómo prepararte para su partida? Y más que eso: ¿cómo hablar con ellos de su muerte?

Uno de los miedos más comunes es el de perder a un ser querido, en especial a alguno de nuestros padres. Y cómo no va a serlo si los padres son figuras irremplazables para cualquier persona. El mundo puede estar de cabeza, pero si tu mamá o tu papá están contigo todo parece menos gris.

Desearíamos que fueran eternos, que sin importar la edad que tengamos siempre podamos ir a buscar consuelo en sus brazos o que su olor permanezca con nosotros toda la vida. Lamentablemente, esto no funciona a base de deseos, todo tiene un ciclo y por más doloroso que parezca, nuestros padres partirán en algún momento.

Tan solo imaginarlo puede ser muy difícil, pero es un tema que debemos hablar con ellos por lo menos una vez para conocer sus deseos al morir. Aquí te damos algunos consejos que podrán facilitar esta charla.

TENGAN LA CONVERSACIÓN A TIEMPO

Debemos tener en cuenta que mientras más avanzada sea la edad de nuestros padres esta platica puede resultar más complicada. Esto se debe a que la gente de la tercera edad tiende a tenerle más miedo a la muerte, pues la sienten mucho más cercana.

Conversar el tema a tiempo puede traer muchos beneficios. Nadie quiere hablar de la muerte, pero si lo haces cuando tus padres están sanos y fuertes será menos incómodo que hacerlo en una situación de enfermedad.

Además las decisiones guiadas por el miedo suelen no ser las mejores. Lo ideal es hablarlo sin presiones y como un plan a largo plazo.

Tener esta conversación a tiempo también nos ayudará a conocer los deseos de nuestros progenitores después de la muerte, si quieren ser cremados o enterrados, si quieren alguna ceremonia en especial, si desean ser donadores de órganos, dónde quieren que permanezcan sus restos o si tienen algún otro plan para sus cuerpos.

Platiquen de su funeral, cómo les gustaría ser despedidos, tal vez tengan en mente una frase con la que quieren ser recordados por siempre.

Incluso es un buen momento para que expresen como quieren ser cuidados en su etapa final. Es mejor que dejen claros sus deseos ahora que pueden tomar decisiones consientes.

NO TE QUEDES CON NINGUNA DUDA

Recuerda que el principal objetivo de esta plática es conocer sus deseos, porque cuando se necesite esta información ellos ya no estarán. Así que es importante preguntar todo lo que quieras o necesites saber.

Este es el momento de aclarar todas tus dudas, sincerarte con ellos y que ellos sean honestos contigo. Así conocerás la parte humana de tus padres, esos que has visto como superhéroes toda tu vida.

Pregúntales si se arrepienten de algo, qué cambiarían de su vida, cuál es su mayor miedo al envejecer o al morir, qué sueños tienen por cumplir, a quién le pedirían perdón, cuáles han sido los momentos más felices de sus vidas y también los más difíciles.

Estas respuestas te ayudarán a estar más cerca de ellos y, más importante aún, a contribuir para que disfruten al máximo los años que tienen por delante.

TAMBIÉN HABLEN DE LA PARTE FINANCIERA

Hablar con ellos sobre el destino que tendrán sus bienes una vez que ya no estén es fundamental y tal vez la parte más incómoda de esta charla. Asegúrate de que tengan en orden toda la información relacionada con propiedades, seguros de vida, inversiones y, sobretodo, asegúrate de que han hecho un testamento en plena salud mental.

Es importante que alguien de confianza, además de un abogado, esté al tanto de sus deseos para que se puedan llevar a cabo sin complicaciones.

PREPARA TU MENTE

Lo más difícil siempre lo tiene que afrontar el que se queda, no el que se va. Lo único que podemos hacer para prepáranos para la partida de alguno de nuestros padres es aprovechar cada minuto con ellos, pasar tiempo de calidad, resolver conflictos que hayan dañado su relación, demostrarles el amor que les tienes, abrazarlos, escucharlos, ser agradecido y tenerles paciencia.

Diles todo lo que quieras en vida, no esperes a que la muerte los alcance para valorarlos y expresarles tu amor, en ese momento ya no habrá vuelta atrás. La culpa es uno de los sentimientos más presentes cuando alguien muere.

De esta manera, cuando sea la hora de decir adiós tu mente estará en paz y podrás enfrentar mejor el duelo de su partida pues no te arrepentirás de nada.

Aunque esta parte hay que tenerla presente siempre, no solo cuando nuestros padres sean mayores, ya que muchas veces la personas se van antes de lo esperado.

Una cosa más, tómate muchas fotos con ellos y graba momentos a su lado. Cuando ya no estén aquí, escuchar su voz, volver a ver su sonrisa y revivir momentos a su lado puede ser muy reconfortante.